No quiero dormir más

Se ha abierto en mí una brecha que me ha permitido respirar. Mi alma estigmatizada se asoma, quiere libertad, quiere sanar. Pero se ha hecho tarde. Ya no hay demasiado tiempo y me cuesta despertar. Pies, sucios y atrofiados, antes guerreros fuertes ahora prisioneros y esclavos. Atados por las raíces, dañados por el qué dirán.

¿Cómo vuela el pájaro con su ala rota? Cierro los ojos, me permito recordar el movimiento. Puedo ver la pasión que llega con su magia detrás de toda esta fuerza. Tiene gracia, ahora que está próximo el final es cuando puedo explicar los escalofríos que me produce bailar, volar, libre, lejos de toda esta violencia.

Todo mi cuerpo trabajando en armonía, dibujando el compás, acariciando con sensualidad la música en el aire. He arañado la turba que me impedía soñar, la he rasgado para alcanzar unos segundos más, antes del punto final.

Pero vuelvo, intento escapar, pero vuelvo. Los condicionamientos, las raíces, el sordo dolor. La realidad triste de quien siempre adoró caminar y ahora no hace más que llorar. Todo lo que no me permite avanzar pronto, muy pronto, me hará perecer. Ya no tengo fuerzas, por última vez intento gritar, derribar los muros de esta ansiedad. No puedo moverme, después de esta miseria descansaré, al fin. Y estas lágrimas, que no son más que lluvia, me cobijan y me abrazan. Así os dejo el cuerpo, en vuestra cárcel. Me dirijo de vuelta, danzando, moviéndome libre hacia el mar.

 

Anuncios

Un comentario sobre “No quiero dormir más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s